Google+ Followers

jueves, 31 de mayo de 2012

LA CARTERA, LA CONFIANZA, O EL CORAZÓN (Laura Gómez Recas en la presentación de EL FUEGO EN LA PALABRA, Café Literario Libertad 8 - Madrid, 9-5-2012)


Una afirmación: “Mi felicidad está aquí, en este mundo”.

Una percepción: la honestidad.

Honesto.

De todas las definiciones que nos aporta la Real Academia, me quedo con estás:

probo- recto- honrado y añado porque sí, porque lo creo sincero

Los cuatro adjetivos caben en uno, cabal. Quizás lo mejor que un hombre puede ser.

Así defino a Antonio Capilla Loma. ¿Por qué? Posiblemente, porque esa cualidad la lleva en su aura, ese aliento suave que se desprende de su persona.

El mérito se adquiere cuando la facilidad para ser de buen sentir no ha sido una realidad en su vida, sino todo lo contrario. La intensa presencia que marcó su última infancia y toda su adolescencia ha sido la dificultad.

En Cantillana nació, la Naeva mencionada por Plinio, impregnada por la humedad del Guadalquivir y por la seda de sus mantones de Manila. El día que nació Antonio Capilla Loma nevó en Sevilla. Y la nieve formó pequeños neveros entre los pliegues de su piel. La llevaba consigo cuando, con ocho años, sus padres se trasladan a Madrid para buscar mejores oportunidades. Cuando entró en la capital, un gris y desnudo mes de diciembre de su niñez, la nieve volvió a aparecer y desde entonces es la imagen del melancólico desarraigo en su expresión.

Es inevitable tragar saliva cuando alguien dice que no tuvo adolescencia. Su padre, republicano, sufrió el acoso al vencido que ejerció la dictadura. Y con su mirada de hijo le vio atravesar un irregular sendero para poder alimentar a su familia. Por eso en cuanto pudo le ayudó. Trabajo y estudios a tiempo completo. La adolescencia no es exactamente eso. Al perder su padre su buena posición laboral tras la guerra, a él, a su hijo, le arrebataron los años imprescindibles.  Quizás por ello, está convencido de que cualquier artista debe estar comprometido con su tiempo, cree en la mancha de la tinta. “En lo poético, también. “Lo que importa es trascender, dice, sea el tema que sea el que se toque, lo que importa es el manejo de la palabra.”

Estamos acostumbrados a encontrarnos con Antonio entre las sillas de los cafés literarios, escuchando atentamente poesía. Le delata la sonrisa amplia de los que quieren sacarle partido a la vida. Hay un discreción inherente a su persona, una afabilidad que delata su mirada y que nos asoma a su optimismo vital.  Como he subrayado al principio, él dice que su felicidad está aquí, en este mundo y la absorbe con la pasión de sus grandes aficiones, el cine, el teatro, la lectura, las artes y, sobre todo, los viajes. A quien le gusta viajar, disfruta con los descubrimientos y para descubrir es necesaria esa capacidad de asombro tan indispensable para crear.


Nos presenta su tercer libro porque para él un libro es un desafío; igual que lo fue pasar de la expresión poética inicial, atropellada y espontánea, al riguroso trabajo con el lenguaje y los cánones poéticos. En definitiva, el sueño de ser un artesano de la palabra, la materia prima de la poesía; el deseo de poder expresarse con la belleza y la expresión poética. Eso vale más que todas las decepciones de su primer intento de publicación porque un poeta es poeta siempre, porque el poeta lo es por dentro, desde dentro y hacia sí.

Hablando con él, se oyen cosas, pero se ven más aún. Es una persona influenciada por el humanismo. Pasó de ser un alumno de seis añitos aterrorizado por el maestro de la Escuela Unitaria, a ser el maestro de 23 años que aún creía en la superación (por eso, siguió estudiando y se licenció en Filología) y que se desnudaba en los versos, el lugar donde se plasma el pensamiento, alimentado por, quizás lo más impactante, las lecturas. Y de entre todas las lecturas, la filosofía, tan necesaria, que sigue con él y se percibe cuando se leen sus poemas.

Es un hombre que posee una biblioteca. Es un hombre que en Nitszche encontró más al poeta que al filósofo. Es un hombre vehemente cuando ha de defender una idea. Es un hombre sincero, pese a lo que a veces cuesta ser sincero. Es un hombre honesto consigo mismo, indispensable para serlo con los demás. Es un hombre realista que cree que hay que luchar por lo utópico a sabiendas de que jamás se conseguirá. Es un hombre crítico y firme que no cree en las redenciones y en los perdones cuando es la sociedad la damnificada. Es uno de esos hombres a los que se les puede dejar la cartera un rato con la seguridad de que cuando te la devuelva no faltará ni un solo céntimo.

La cartera, la confianza, o el corazón.



Laura Gómez Recas
Madrid, 8 de mayo de 2012

sábado, 26 de mayo de 2012

Fragmento del poema LA VOZ QUE NUNCA CALLA


Martillo del hereje
Quien habla en tu interior
No gusta guardaespaldas.
¿Quién es, quién es, quién es
La voz en el desierto,
El fuego en la palabra,
La voz que nunca calla?

Antonio Capilla, EL FUEGO EN LA PALABRA, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2012

jueves, 24 de mayo de 2012

Fragmento del poema HAY QUE SOÑAR LA VIDA... PARA VIVIR EL SUEÑO


Me lo has contado en noches de vino y gloria, viejo.
Y siempre he percibido en tu recuerdo
La nostalgia de lo ido apenas evocado,
El alegre dolor tintineando en tu vaso,
Esa sangre de historia bebida de tus labios.

Antonio Capilla, EL FUEGO EN LA PALABRA, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2012

viernes, 18 de mayo de 2012

PALABRAS DE ÁNGEL GARCÍA GALIANO EN LA PRESENTACIÓN DE "EL FUEGO EN LA PALABRA"


 EL FUEGO EN LA PALABRA 

Dice Gerardo Diego en una de sus así llamadas creencias poéticas: “La Poesía hace el relámpago, y el poeta se queda con el trueno atónito en las manos, su sonoro poema deslumbrado”.

Pocas veces una cita ajena casa mejor con la intención final de este libro admirable.

Pero retrocedamos milenios en el tiempo para ver lo que dice el Prasna Upanisad, con la sabiduría honda y ancestral que le caracteriza: “La vida es el fuego que arde y el sol que da luz. La vida es el viento, la lluvia, el trueno y el cielo. La vida es materia y tierra, lo que es y lo que no es, y lo que más allá está en la eternidad.

En la vida se asientan todas las cosas, cual los radios en el centro de la rueda.” La vida es conjunción armónica de aire, agua, tierra, fuego y aliento. Y el poeta, como un nuevo risi, como un viejo sabio consciente del alcance e importancia de su discurso poético, parece concluir y enmendar con humildad rotunda el antiguo oráculo proclamando que en la vida humana, además del universo en trance de criatura, se asienta, sobre todo, la palabra en busca de su fuego. El fuego o llama que consume y no da pena, porque es de amor viva y enciende con su luz y su voz las oscuras cavernas del sentido, que estaba oscuro y ciego.

Pues bien, gracias a la conjunción de la amistad y de la poesía, valga la redundancia, he aprendido con Antonio Capilla de su amor al Sur, a ese viento mirífico, o sea admirable, que se cuela por los intersticios del alma y enciende la pasión dulcemente a la par que colorea los recuerdos de la infancia en el pueblo de Sevilla y la torna serenamente paradisíaca, como todo aquello que reposa en la memoria de un niño.

Antonio es un creyente, un sumiso a la fe en la palabra poética que, al decirse, se transforma en luz, o sea, en amor y fuego. Como si la pira que incendia la hoguera de su anhelo solo pudiera consumirse en rebufos de versos. De versos serenos, pero firmes, amables pero seguros de su poder, a un tiempo pacíficos como la lluvia mansa sobre la besana y contundentes como el fulgor de un rayo en la tormenta.

El fuego, el viento, la tierra y la mar: volved al mar que es vuestro, nos dice el poeta, abrid las alas al viento, tomad lo que ya es vuestro.

¿Es la palabra la quintaesencia de los cuatro elementos?, ¿es la delicada destilación de su atanor alquímico? Creo haber leído bien estos intensos poemas, si ahora digo que la tierra es la infancia, el paraíso de la memoria enamorada, el agua es el anhelo infinito de libertad y de justicia, el viento es el coraje cívico, la voz que nadie apaga, el espíritu, el ánemos, el vuelo del pájaro-alma y que el fuego es el amor, el amor a la pareja, a los hijos, a los amigos, a los alumnos, a los compañeros, a aquellos con quien Antonio comparte el pan y la palabra, el pan de la poesía y del sueño y de la imaginación y la palabra que no se resigna a ver el mundo indiferente, sino que, aupado por el ejemplo paterno, se atreve a proclamar: “yo soy la voz que clama entre los muertos”.

Porque hoy como entonces, el poeta es más profeta que nunca y echa fuego por sus versos, versos indignados y a la vez serenos que querrían, que quieren, al proclamarlos, que ese mismo fuego funda el becerro de oro de la codicia y la ignorancia y la maldad y resurjan, cinceladas en piedra, las palabras de la nueva ley: la libertad. Por eso, como un profeta bíblico, el poeta se abraza con sus versos a la gente sencilla y les pide que despierten y se alcen y que dejen que los muertos entierren a sus muertos.

Nunca antes tanto coraje, tanto arrojo, tanto fuego en los versos de Antonio Capilla. El alquimista de la palabra ha encendido los poemas con el fulgor de la llamarada capaz, sí, capaz, de resucitar a los muertos:

“Yo creo que en mi vida no están muertos
Los muertos que en mis sueños siguen vivos
Hablándonos de lo que se ha perdido…
Y escucho así sus voces en el tiempo”

Pero de pronto el tiempo se detiene, fluye el amor, cuánto amor, y en la retorta del mago emerge la rosa roja, el símbolo de los símbolos, la imagen del sexo, de la mujer, del sol rojo, la Beatrice de Dante más allá del confín de las estrellas, la rosa de Paracelso, el pájaro, el simurgh de los sufíes según nos relata el persa Attar: los huesos y las venas de uno mismo transustanciado en vuelo: su canto de puro amor. Puro, que viene de “pur”, en griego “fuego”, en Antonio palabra, en sus lectores versos transidos de pétalos y espinas.

Cuenta el retórico Longino en su tratado Sobre lo sublime, que el ejemplo más excelso de tal arte se da entre el poeta de los hebreos (así define al compilador bíblico, “el poeta de los hebreos”) cuando proclama, en el Génesis de su Libro, que su Dios dijo: “Hágase la Luz… y la Luz se hizo”. Nada, desde el punto de vista de la poesía, tan admirable, tan sublime, como ese versículo, para el PseudoLongino, que con decirla, la luz se hiciera.

Pues bien, nuestro poeta, consciente de la fuerza trascendente de la palabra poética preñada de luz y fuego nos regala la rosa roja recién evocada, recién creada, en la página en blanco de su poema para que al decir, al entonar, como un sagrado mantra, la palabra AMOR, ese amor, como la Luz del Dios del Libro, reventase por los cuatro costados de la página, en cuyo haz y urdimbre reposa la imagen misma del Cosmos, del universo, por fin, en plenitud de su Harmonía.

También el poeta sabe, y escribe, que los que no se hagan como niños no gozarán de la bienaventuranza, el poeta niño, cuya mirada azul y buena nos contagia, nos enaltece, nos redime (y perdonadme que ahora y solo ahora este hablando de la persona, la que firma el libro), el poeta niño, decía, ha visto el pájaro azul del paraíso cuyos trinos fulgen como un arco iris de gorjeos. Ese pájaro-maná “alumbra mi voz, inspira mi alma y despierta en mi mente”. Los que estén poseídos por el becerro de la codicia, los que tengan el alma oxidada y acumulen hielo en su espíritu nada saben del pájaro azul, porque él solo se posa y se hace beso, con sus labios de plata, en todos los niños.

Gracias Antonio, por recordarnos que somos tierra, aire, agua, fuego y anhelo, es decir, palabra. Ojalá que esta vez, sí, que esta vez al decirse, AMOR, el amor se encarne en el día a día del amor doméstico, bebiendo el infinito del vino del amor hecho gacelas “en donde muerte y vida son eternos”.

Ángel García Galiano

miércoles, 16 de mayo de 2012

Fragmento del poema HERIDA LLAMA OSCURA


Has nacido conmigo
Y eres mi compañera.
Inquebrantable, fiel,
No me abandonas nunca... 

Oscuridad y luz,
Quietud y movimiento,
Indisoluble eres,
Unidad bipolar...

Soledad clamorosa,
Te amo y te detesto,
Con tu silencio, solo,
Me siento serte infiel...


(Antonio Capilla,  del próximo libro en período de "incubación" - RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL)

lunes, 14 de mayo de 2012

Fragmento del soneto BEBIENDO EL INFINITO DEL VINO DEL AMOR


Florecen mis palabras, mujer, en primavera
Y buscan sus latidos la inspiración del cielo;
Por ti sus letras quieren ser tuyas las primeras
En ofrecer las flores que adornarán tu pecho.

Los frutos de mi ingenio como un vergel entregan
Esencias de fragancia para cubrir tu cuerpo;
Mujer, yo a ti me ofrezco como el rocío a la hiedra
Y vierto mis semillas al limo de tu seno.

Antonio Capilla, EL FUEGO EN LA PALABRA, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2012